Las fibras de polipropileno han sido concebidas para acompañar la mayoría de los hormigones y morteros, teniendo por objeto hacerlos menos sensibles a la microfisuración debida a la retracción.

Dimensiones y referencias del producto

Tipo de fibra Mono filamento
Longitud (según aplicación) 6, 12, 18 mm
Tipo de sección Oval
Diámetro 34 µm
Densidad lineal 7 deniers, 6.6 dtex
Número de fibras 125 millions/Kg

Aplicaciones

Las fibras se pueden aplicar para :

 Pavimentos tradicionales
 Suelo industrial
 Hormigón extrusionado
 Hormigón prefabricado
 Carreteras
 Hormigones débiles

Características

Elongación 40 - 60 %
Resistencia > 5 gr/denier
Densidad 0.91 gr/cm³
Punto de fusión 150 ºC
Módulo de Young 3.5 KN/mm²
Rizado 0 - 2 semi arcs/cm
Color Natural
Resistencia a los álcalis (anticorrosión) - Antibacteriano
Facilidad de dispersión en el hormigón - Antiestático

Ventajas

Reducción de la fisuración debida a la exudación del hormigón.

Obras realizadas
Galería fotográfica
  • 33_photo.jpg
Instalación

Las fibras se pueden aplicar en la obra o en la central.

La mezcla debe ser adaptada en función de la composición granular, del tipo de mezclador, de la plasticidad del hormigón y del momento de carga del mismo.

En la central, las bolsas serán introducidas en el mezclador, preferentemente antes del mojado. En la obra, la bolsa será introducida en la hormigonera y mezclada de 5 a 7 minutos para una buena repartición de las fibras.

Las bolsas son de papel biodegradable e hidrosoluble incorporable en el hormigón, en consecuencia no se necesitará abrirlas antes de introducirlas en la hormigonera.

Las arenas y las gravas deberán estar conformes a las normas en vigor.

Los cementos empleados deberán estar conformes a las normas en vigor, así como las dosis utilizadas. Los cementos más corrientemente empleados son los de tipo CEM I y CEM II.

Para garantizar el óptimo efecto de las fibras, la cantidad de agua añadida deberá en todos los casos respetar una relación A/C inferior a 0,60 y estar conforme a la norma en vigor.

Los aditivos utilizados podrán ser de tipo fluidificante o plastificante, y siempre conformes a las normas en vigor.

Las fibras no deben ser utilizadas a una temperatura superior a 140 ºC.

La dosis habitual de las fibras es de 600 gr por m³ de hormigón.

Garantía

CONFORME A 91/155/CEE
Fecha : 10/02/1997
Revisión : 1/10/03

Control de calidad

Las fibras han sido analizadas en el Centre d'Expertise et Travaux Publics (CEBTP) de Saint-Rémy-Lès-Chevreuse (FRANCIA) en septiembre de 2003, dossier 03/B142.7.351.

Los resultados de los diversos ensayos atestiguan que las fibras de polipropileno previenen la microfisuración del hormigón cuando es joven y aumentan ligeramente la resistencia a la compresión y a la rotura.

Es importante resaltar que las fibras de polipropileno no pueden ser utilizadas como un sustitutivo del mallazo cuando éste cumple la función de armadura porque la influencia de las fibras en lo relativo a la resistencia mecánica es débil.



Este sitio web utiliza cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la pagina web.

OK | Más información